r2 – Reformular las Asociaciones de Peluquería

 

Divide… y perderás

Sumar esfuerzos siempre se ha considerado un objetivo por el que todo colectivo multiplica su valor.

La peluquería hace tiempo ya que intenta unirse, una prioridad fundamental si quiere abordar los problemas reales que le acucian, los grandes retos de la PELUQUERÍA PROFESIONAL

Con la ventaja que otorga un objetivo común hacia el que muchos pequeños esfuerzos van al unísono dirigidos, poder abordar la lucha de la competencia desleal en trabajos y formaciones, la regulación del sector, el debate sobre las capacitaciones mínimas en cada uno de los estadios profesionales (aprendices, ayudantes, oficiales de 2ª, de 1ª ¿Qué papel desempeña cada uno?¿Realmente existen como tales?), convenios colectivos, el posicionamiento frente a administraciones (Impuestos, posibles ayudas en momentos como los actuales,…) y tantos otros.

 

Los peluqueros no se asocian

Bueno, en realidad ese no es el problema, al contrario, aquí os dejo el enlace a un documento para que los curiosos podáis ver las 250 asociaciones de peluqueros que habían a final del 2020 (Asociaciones de peluqueria 2020).

Aclaro fecha porque en el pasado año seguía dándose de alta alguna que otra asociación.

Seguro que hay diferentes objetivos entre ellos, gremios, asociaciones, agrupaciones, federaciones, sindicatos, a los que habría que añadir los grupos existentes en redes sociales, pero, salvo honrosas excepciones, el escaso apoyo numérico de profesionales, las hacen poco representativas o directamente marginales, inoperativas.

En cualquier caso, todo este galimatías de nombres y siglas, no es el mejor entorno para dar forma a una fuerza real del sector, un lobby capaz de defender nuestros intereses.

Egolatrías intolerantes e intolerables, rencillas y vendettas personales, sordera selectiva respecto a opiniones ajenas, escepticismo sobre nosotros mismos e incluso, dicen algunos, turbios manejos de subvenciones y tesorerías paralelas, están detrás de la incapacidad del nacimiento de una verdadera Cofradía de Peluqueros.

Como suele ocurrir con los grandes temas, los realmente importantes, es un asunto aparentemente sencillo que hemos sido capaces de embarullar hasta convertirlo en una auténtica quimera.

 

La Fórmula

¿Cuál es es la formulación ganadora?.

Vete tu a saber si existe, pero para conseguirlo es imprescindible rebuscar en una serie de grandes palabras, menospreciadas unas y desgastadas por el mal uso otras.

 

LIDERAZGO

Necesitamos un organismo líder, sobresaliente, superior a lo que cada uno de nosotros somos, dirigido por líderes entregados a esa causa, por encima de otras.

Líderes sabedores que hay que ir dando pasos adelante y que en otras ocasiones se precisa darlos a un lado dejando paso a otros.

Sabedores que todo esfuerzo se puede malograr en un suspiro y que rápidamente debe ser remplazado por renovados empeños.

 

GENEROSIDAD

De todos y cada uno de nosotros, para alimentar a ese organismo con las herramientas necesarias (económicas, tiempo dedicado…).

Para subordinarnos individualmente a sus decisiones y no sólo cuando estas soplaran a nuestro favor.

 

SINCERIDAD

Con nosotros mismos para ofrecer la suficiente transparencia a los demás y hacer crecer la semilla de la CONFIANZA, de uno hacia el resto y por ende, con los objetivos marcados.

 

PACIENCIA

Sabiendo que los grandes objetivos requieren de tiempo, dedicación y perseverancia.

En esta época dominada por la comercialidad del Fast, comprender que hay caminos incompatibles con los atajos.

 

ACTUAL

Para que, sin olvidar el pasado, poder enfrentarse a los retos del hoy con armamento de última generación.

No todo lo que siempre ha servido, sigue estando vigente, ni todo lo pasado se debe echar a la hoguera.

 

No se puede, no se puede

No es una idea nueva, pero se debería intentar.

Por nosotros, por los que vienen detrás, todos sabemos que nuestro sector nos lo pide, lo necesita.

La mayoría de nosotros seguiremos cínicamente mirando hacia otro lado, después de juzgar severamente los ineficaces esfuerzos de otros.

Esos pocos que, con más corazón que razón, intentan salvaguardar algún fragmento de esta profesión que parece escapársenos de entre las manos, y que a sabiendas de su futilidad, prefieren insistir en su empeño.

Todos sabemos que las palabras, si no van acompañadas de acciones, no llevan a ningún puerto.

¿Cuándo llegará el momento de hablar tanto y empezar a actuar?

Sé que todo ‘suena’ muy antiguo, que se le suele objetar un ‘no es fácil’.

Ya.

Los problemas que tenemos no son fáciles, que le vamos a hacer.

Por ahora como colectivo estamos haciendo muy poco.

El individualismo es valioso, pero la colaboración nos hace mucho más capaces.

Hay quien opina que somos un país en el que la mayoría prefiere ser cabeza de ratón antes que cola de león, pero cuidado, los gatos andan al acecho y están muy, muy hambrientos

 

Más de este especial

#0 – r0 – Se busca con urgencia soñadores de los futuros, que nos salven del presente

#1 – r1 – Reformular el Peluquero Empresario

#2 – r2 – La unión del sector de la peluquería

#ReformulandoLaPeluqueria
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
@
Últimos posts del autor

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de usuario y obtener datos estadísticos de navegación de los usuarios.  Para más información vea la Política de cookies