r1 – El Peluquero Empresario por Luís Miguel Vecina

 

adcts – ¿Cuál es tu visión del nivel del Peluquero como empresario?

LMV – Llegamos a esta profesión atraídos por el glamour y atractivo de poner guapas a las personas, con formaciones técnicas más bien mediocres en un comienzo, y en las que el lado práctico y de gestión económica y/o de personas en el caso de afrontar un equipo por reducido que sea, es 0, se va aprendiendo sobre el terreno, en la mayoría de los casos a golpe de prueba / error, con lo que se van dando palos de ciego, y en el caso de ser muy buenos técnicamente, quizás sobreviven, y en el caso de menos dotados para el acabado, suelen acabar cerrando.

Es por ello que los profesionales que tienen dotes para la economía o se saben rodear de alguien que haga este papel, salen adelante con menos dificultades.

 

adcts – Crees que las necesidades de gestión han cambiado respecto al año 2000?

LMV – Por supuesto, la llegada de un nuevo siglo trajo consigo cambios profundos en la gestión de cualquier negocio, la informatización de nuestros salones era obligada.

No podíamos afrontar los retos del siglo XXI con conceptos y sistemas del siglo anterior, estas herramientas en forma de ordenadores, tablets etc, tenían y tienen diferentes finalidades.

Mejor gestión del tiempo con cada servicio/cliente, acceso directo por parte de los gestores al promedio de cada uno de los servicios por colaborador y del equipo, tener claro que servicios funcionan, cuales se pueden mejorar, y que nuevos servicios debemos implementar.

Desde hace aproximadamente 10 años, la comunicación con nuestros colaboradores (clientes internos) se hizo más profunda, con formaciones de tipo no solo técnico, también emocional, relacional, en la que los objetivos de la empresa y la de los colaboradores debía de ir alineada.

Para ello hemos tenido que darles herramientas de gestión emocional, y de liderazgo (nunca antes se había prestado atención a estos temas), en las que ninguno de nosotros estábamos preparados, y a las que hemos ido poniendo foco, cada uno de manera más o menos ortodoxa.

 

adcts – Qué crees que necesitamos tener, aprender, preguntar, contratar, para gestionar nuestros salones con la mínima solvencia?

LMV –  Si no tenemos habilidades de gestión económica aceptables, debemos tener alguien que lleve al detalle una cuenta de resultados, en la que nuestros ingresos y gastos estén al día, ya que nos servirán para ver en qué estado de “salud real” se encuentra nuestro negocio, “salud real” es eso, no creer que las cosas van bien o mal, sino saberlo al dedillo, con cifras.

Tener un gestor que nos ponga al día de los diferentes sistemas de contratación, y que nos informe constantemente de posibles ventajas fiscales o sociales que nos ayuden a rentabilizar y no tener sobresaltos en el negocio.

Para la gestión de personas, formarnos o contratar a personas que estén capacitadas para ayudarnos en esta faceta, una de las más complicadas con las que yo me he encontrado, no solo en mi salón, también en los de otros compañeros, con los que he colaborado.

Tener habilidades en el campo de las redes sociales, si no las tenemos, aprenderlas, o como en mi caso tener en nómina a un profesional, que determine, que hacer y cuando hacerlo, para atraer al salón ese target de cliente que precisas, para rejuvenecer tu clientela, acometer acciones que eleven el ticket medio, hacer que funcionen promociones, e informar activamente a tu cliente potencial.

 

adcts – ¿Cómo crees debemos cambiar nuestra gestión respecto a la que realizábamos en la pre-pandemia?

LMV –  Soy de la opinión de que no hay casualidades y si causalidades.

Siguiendo esta creencia la pandemia, como cualquier crisis, debe ser tratada así, como un momento en el que sobrevivirán los mejor dotados.

Igual al resto de situaciones complicadas que ya hemos vivido con anterioridad, entramos todos juntos,y sin embargo cada uno saldrá con lo que tenga o pueda.

Por ejemplo, obligaron a tener citas programadas en las que se fragmentara el trabajo para evitar las aglomeraciones en los salones.

Era pues el momento de trabajar la personalización en todas sus fases, higiene, recepción, diagnósticos, tiempo de acción, y acabado, mejorando la atención y gestionando el tiempo, para ser rentables.

Para nuestro salón a supuesto que los lunes y los viernes sean igual de productivos, y que el cliente al pedir hora por un colaborador se dé el caso de que no esté en la fecha y hora que solicitaba el cliente, acaba atendida por algún otro profesional.

Este inconveniente inicial se reconvierte en el equilibrio que siempre hemos perseguido como ideal entre peluqueros, y no habíamos acabado de conseguir en 25 años.

En apenas 9 meses se ha logrado.

Esto hace que el efecto económico negativo se haya paliado, al abrir entre 2 y 3 horas más al día, y rotar al equipo en horarios y días diferentes.

Fue un trabajo ímprobo a principio, lograr que funcionara, hoy va costando menos la aceptación y fluidez del mismo.

 

adcts – ¿Crees que existen formaciones o profesionales que puedan ayudarnos a mejorar en este punto?¿Son suficientes?

LMV –  La formación es clave para cualquier profesional que desee avanzar y mejorar resultados.

Para los empresarios, es igual, con la diferencia, que además debe aprender en diferentes facetas, no solo en habilidades “duras” o de aprendizaje técnico, también necesita trabajar “habilidades blandas” en las que la gestión de las personas y equipos es fundamental, la gestión económica, saber crear una cuenta de resultados, entender que gastos y sus porcentajes, hacen rentable nuestro negocio.

Tener claro como comunicar nuestro trabajo al exterior, pues de nada sirve lo bien que lo haces o lo bueno que seas, si la gente no lo sabe.

Todas estas habilidades y alguna más debemos tenerlas presentes, y/o aprenderlas o contratarlas.

 

adcts – ¿Cómo lo haces tú y que camino seguiste para gestionar tu proyecto de forma eficiente?

LMV –  En nuestro caso, creamos una empresa en las que a día de hoy somos 3 los socios que la lideramos.

Cada uno tiene habilidades diferentes, en las que reposa el peso del negocio.

Paty Martin, se encarga de la parte administrativa, gestión de horarios, contrataciones, compras y cuenta de resultados, enlace con la gestoría, y evitar que nos cuelen algún gol en los bancos, proveedores o gestoría.

Sandra Sadler, es la encargada de nuevos servicios, tratamientos, actualizaciones de nuestro menú de servicios, se encarga del “look del salón”, la imagen que extrapolamos al exterior, y el hilo directo con nuestro profesional de Marketin “Alfie” y las influencer con las que habitualmente trabajamos.

A mí me corresponde la formación continuada del equipo, así como todo lo relacionado con productos técnicos y servicios de color, la actualización constante del equipo de coloristas, en estos momentos somos 5, yo incluido.

Elaboración de escritos relacionados con la difusión profesional y con los clientes, y envío de tendencias y novedades para periodistas, de prensa escrita y on line.

 

adcts – ¿Piensas adoptar nuevas medidas de gestión en la post-pandemia?

LMV –  Hemos aprendido a sacarle partido a una situación, que en un comienzo parecía terrible, dándonos el permiso de re-inventarnos, equivocarnos y volver a probar.

Cuando la normalidad llegue de verdad, espero que sepamos, quedarnos con ciertos cambios que nos hemos visto forzados a ejecutar, y que nos han dado un resultado fantástico, y recuperar quizás situaciones anteriores al estado de alarma, que hoy han sido relegadas.

En definitiva, seguiremos abiertos al cambio y sus posibilidades.

La fórmula pasa por hacer partícipe al equipo de todo, cambios, porqués de los mismos, y que resultado perseguimos con ellos.

Si los equipos se sienten partícipes de la historia, querrán ser parte de tu historia.

 

adcts – ¿Qué necesita el sector para profesionalizarse en estos menesteres?

LMV –  Tener consciencia de que todo cambia, que nada permanece invariable, que lo que hoy funciona, mañana puede dejar de hacerlo, que no podemos, ni debemos ser “hombre orquesta”.

Hay habilidades que probablemente nunca tendremos y es por eso que debemos contratar a quien las tenga, para beneficio de nuestro negocio y tranquilidad personal, porque todo y digo todo, tiene un coste, a veces en forma de tiempo extra que echarle al negocio o al aprendizaje, otras en forma de pago por servicios que necesitamos y que quizás no podemos o no sabemos cubrir.

Buscar formaciones que nos complementen como personas, líderes y profesionales, estar atentos a los cambios del mercado, a lo que el cliente demanda, a nuestras carencias y talentos, unos para mejorarlos y los segundos para potenciarlos, en definitiva, vivir nuestra parte profesional, con la misma intensidad que nuestra vida personal.

 

adcts – ¿Crees que veremos esta profesionalización, que el sector se está moviendo hacia ahí?

LMV –  Al margen de mi salón tengo una empresa de educación, con la que trabajo en España y Sudamérica.

Nos contratan para generar mejoras en habilidades duras o técnicas y en habilidades blandas o de gestión de emociones, liderazgo, gestión del tiempo, resolución de conflictos y un largo etcétera.

Hace apenas 10 años esta empresa no habría tenido mercado porque nadie sentía que lo necesitaba, hoy es impensable no entender que son obligadas estas y otras habilidades.

Si, siento sinceramente que nuestro sector, nuestra profesión, va en esa dirección, en la de ser PROFESIONALES GLOBALES Y ALTAMENTE COMPETITIVOS, porque no hay otro camino, solo el de la mejora continuada, para poder seguir siendo (parafraseando a mi querida amiga Adela Herranz) LA PROFESIÓN MÁS BONITA DEL MUNDO.

 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
#ReformulandoLaPeluqueria
@
Últimos posts del autor

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de usuario y obtener datos estadísticos de navegación de los usuarios.  Para más información vea la Política de cookies