Las pasarelas de moda, enfrentándose a la nueva normalidad

Nos llegó la invitación de Kevin Murphy para asistir a la edición de este año de la Barcelona Bridal Fashion Week.

Inicialmente nos extrañó, ya que en este año se habían anulado todos los eventos programados, pero cuando leímos la convocatoria con más tranquilidad, pudimos ver que tenía su ‘truco’.

No se trataba de la pasarela, sino de la grabación de la misma, la solución que habían encontrado para no darse por vencidos frente a la excepcionalidad de las actuales condiciones.

Allí acudimos parte del equipo de Adictos, para ver como lo iban a realizar.

Nos encontramos con un enorme set, un pabellón dedicado a la grabación de una pasarela que poco tenía que ver con este concepto.

Si bien es cierto que el resultado final perseguido, se conseguía en mejores condiciones que en una pasarela al uso, el ambiente y la tensión que reclaman un plus de concentración y entrega para todos los implicados, aquí desaparecían.

La imperfecta  síntesis de la tensión de un desfile en directo, dejaba paso a la pulcritud y asepsia de una grabación en la que cualquier percance, podía ser reparado una y otra vez hasta dar con el efecto deseado.

Nos encantó poder ver sobre la ‘pasarela’ a las modelos riendo, canturreando o bromeando entre ellas.

Una experiencia realmente diferente y que, teniendo más que ver con un videoclip que con un pase de modelos, permitió lucir en todo su esplendor, las propuestas allí expuestas.

Nuevos formatos para nuevos requerimientos.

Formatos que llegan para quedarse, seguro, pero con la esperanza que no sean para sustituirlos, el ‘calor humano’ es otra cosa…

 

#VBBFW20

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook