Si yo no formo, tu no ofrecerás calidad

 

Recientemente ha habido una reunión de un grupo de Centros para analizar la situación actual que vivimos, preocupante creemos.

Desde hace unos años, diría 5 o 6, las matrículas están bajando de forma considerable.

Ésta es una preocupación no sólo para los Centros que vemos cada año que pasa cómo se reducen nuestros beneficios, sino también para el Sector en general que de una forma u otra se nutre de personal que algún día pasaron por un Centro de Formación

Esto lleva aparejado, que cada año que pasa habrá menos currículum donde elegir, de una patronal cada vez más exigente.

Aquí hago un inciso  ¿Es que no se acuerdan cuando empezaron ellos, lo que sabían, la calidad de acabados y la rapidez que tenían?.

Me pregunto yo, si lo que buscan es un OFICIAL ¿Porque llaman a un Centro de formación, ofreciendo en determinados casos 600€ de salario, eso suponiendo que el contrato sea a jornada completa?.

Este es uno de los motivos que hace que el interés por la peluquería sea cada vez menor.

Hagamos aquí una reflexión.

En Mercadona un puesto de trabajo de reponedor se paga sobre los 1000€ y no han tenido que invertir 2 años para estudiar, caso de hacer sólo un Grado Medio, 4 años caso de Grado Superior, invirtiendo en este último supuesto unos 12.000€

Hay provincias en la que los que a día de hoy hay centros que están formando más alumnos extranjeros que españoles, haciendo constar que tienen el mismo derecho.

Podemos poner la hostelería como ejemplo

Creo que esto cuenta y bastante.

A los Centros se nos critica por la deficiente formación con la que salen los alumnos. Hay que tener en cuenta que cumplimos unas normativas que nos impone lo que tenemos que hacer independientemente que nos guste o no.

Hay que decir que alguien que estudie 4 años tiene una formación teórica que ya muchos profesionales la quisieran para ellos, otra cosa es la parte práctica, que consideramos insuficiente en el número de otras que se imparten.

A nosotros nos llegan chicas/os con 16 años y yo pregunto, ¿Quién sabe a esa edad que quiere hacer con su vida profesional?.

La mayoría decide que hacen esto cómo podrían hacer cualquier otra cosa, otros muchos lo eligen porque piensan que no hay que estudiar. Con el tiempo estos últimos no llegarán ni a trabajar en un salón.

Un 10% quiere y le gusta pero ….. no tienen ni imaginación ni creatividad para una profesión que no viene en los libros ni se enseña en los institutos. Así que nos queda sólo un 10% que si encuentran una empresa que siga invirtiendo llegará a ser un buen profesional.

 

Otro de los grandes problemas y posiblemente el principal es la falta de regulación del sector, a nivel formativo y autónomo.

Esta falta hace que el nivel general haya bajado tanto, así como la incursión en el mercado del intrusismo y la falta de profesionalidad.

Un efecto colateral de esta des-regulación ha sido la proliferación de los mal llamados formadores.

Me refiero a los que se conforman con explicar, cómo ellos hacen las cosas en su salón, pero no tienen ni de metodología didáctica de programación, ni se hace una evaluación posterior.

¿Cómo no apruebo a alguien que lleva X años en la profesión y que encima me está pagando?

Una formación que encima se suele realizar en hoteles, peluquerias…  en fin, cualquier sitio vale.

Por si esto fuera poco en el 90% de los casos, todo en ….., por lo que tampoco pagan los epígrafes correspondientes.

He intentado hacer un breve resumen de la situación de los Centros, dónde estamos y hacia dónde vamos. Muchos probablemente al cierre. Otros a mal vivir.

 

Señoras y señores, en este país, nuestro sector tiene un grave problema y es urgente y necesario buscar una solución entre todos.

Imploro, no nos abandonéis a los Centros que impartimos una TITULACIÓN OFICIAL

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook